Author: Lisbeth González M

Comenzar un negocio puede resultar una idea, para algunos, inalcanzable, para otros muy fácil y que puede tomarse a la ligera, pero, la realidad es, que ni lo uno ni lo otro, para iniciar un negocio, debes tener en cuenta tus habilidades y aptitudes, realizar algo que conozcas y que te apasione, esto facilitará los procesos y te permitirá tener una guía para no “tirar flechas al aire”.

Sigue leyendo, y tendrás una visión clara que te ayudará a progresar en tu nuevo emprendimiento: Como primer paso, te recomiendo tomar notas, si, así sea que lo hagas en la servilleta del restaurant porque allí se te ocurrió, ¡Hazlo!, por escrito, los errores “saltan” a la vista en forma más evidente, te sugiero hacer una check list de las tareas a realizar.

Realiza un análisis de mercado, si, ¡no te asustes!, esta es la etapa de investigación que te permitirá determinar si hay realmente una necesidad de mercado a la que tu idea brinde una solución. En esta etapa también debes identificar los competidores, para que puedas diferenciar tu producto o servicio, darle un “plus” para superar a la competencia, esto es algo básico y solo supone algo de raciocinio y sentido común, sin embargo, puedes contratar una agencia o contactar con alguien especializado que te eche una mano.

Escoge un nombre para tu emprendimiento, esta tarea es muy delicada, ya que el nombre correcto le dará distinción a tu negocio, evita nombres que sean difíciles de pronunciar, escribir o recordar, nuevamente, te sugiero hacer una lista de las opciones y evaluar cada una, para ir descartando y quedarte con el más conveniente.

Al tener el nombre de tu negocio definido, prueba la disponibilidad del dominio, y si es posible regístralo a través de una empresa de registros de dominio.

Si deseas desde ya, darle figura legal a tu empresa, tienes que elegir la estructura de la misma: Sociedad Civil, Compañía Anónima, SRL, Corp, LLC, etc., las estructuras varían de país en país, por eso es conveniente que te asesores con un Contador o Abogado para analizar la conveniencia de elegir una u otra.

Establece un plan de negocios, un plan integral te mostrará si el emprendimiento tiene o no el potencial de generar ganancias. Los componentes básicos de un plan de negocios deben documentarse en un Resumen Ejecutivo, el cual debe contener la descripción de los productos o servicios, un análisis del mercado, el plan de marketing, sea online u offline, plan de operaciones, plan financiero, los componentes del equipo de trabajo, en fin, toda información que consideres importante para analizar el negocio.

Crea tus redes sociales y sitio web, esto contribuye a la credibilidad de tu negocio. En la actualidad es la mejor forma de dar a conocer productos o servicios, eso sí, se necesita de un gran trabajo gráfico y de marketing digital para posicionarla y darla a conocer a muchas más personas, así como crear contenido propio que le aporte valor a tus visitantes.

Por último: ¡Empieza ya! No pierdas más tiempo, ser emprendedor es un proceso de aprendizaje, el mayor error que comenten los nuevos emprendedores es abandonar luego de un fracaso. Ten en cuenta que puedes necesitar varios intentos antes de perfeccionar tu negocio y recuerda que siempre hay personas a tu alrededor preparadas y con experiencia para ayudarte a lograr los objetivos, lo importante es el amor, la paciencia y la perseverancia en todo momento.